…..¡¡¡Bienvenida la navidad!!!…..

Diciembre 2, 2015

Para mí la navidad es un encuentro con uno mismo, es una época de sentimientos encontrados, unos de alegría, otros de tristeza, siendo los de tristeza los más gratificantes si entendemos la frase célebre de Amado Nervo quien nos dice: “La tristeza es un don del cielo, el pesimismo es una enfermedad del espíritu”.

BIENVENIDA LA NAVIDAD con sus tristezas y alegrías, saludemos ese niño que todos llevamos dentro y dejemos que nos alegre con sus sueños y fantasías pues en este mundo de adultos a veces se nos olvida darle alegría a ese niño.

 En esta Navidad permítanme mis queridos lectores, darme un regalo a través de estas notas compartiéndoles la alegría que experimento volviéndome niño, jugando pelota, metiéndome en los charcos, jugando a las escondidas, contando las estrellas en una noche estrellada en el campo alrededor de una fogata, bañándome con manguera, cogiendo frutas,  y sobretodo respondiendo todos los POR QUÉ  que en medio de todas estas actividades me formula mi hijo Daniel, muy parecidos a los POR QUÉ que me formulaba mi hija Juliana en su infancia. Los niños nos rejuvenecen el alma así como la gente positiva oxigena nuestro espíritu. Los niños tienen el mismo credo: disfrutar cada segundo, de cada minuto de cada hora, de cada día y de protestar ruidosamente( su única arma) cuando papá o mamá dice que se terminó el último minuto y hay que ir a la cama.

 Que bueno sería que todos los días de nuestra vida fueran navidad, donde todos los niños, incluso nuestro niño interior, esperan ansiosos la llegada, no del niño Dios sino de los regalos, pues para estas criaturas mágicas todo es un carnaval y sobretodo cuando los adultos estamos ocupados con nuestras cosas de adultos, allí aparecen estos enanitos tiranos ante los cuales no nos queda otra alternativa que rendirnos pues son nuestros amos, nuestros carceleros, nuestros jefes y lo más importante, nuestros maestros, una carita sucia, un remolino de ruido, tocando tambor, maracas, flauta o simplemente las puertas que se encuentran en su camino, a quienes les podemos cerrar la puerta de nuestro estudio pero no podemos cerrarles la puerta de nuestro corazón. Los podemos sacar de nuestro estudio pero jamás podremos sacarlos de nuestra mente.

 Por todo lo anterior les he pedido permiso para hablar un poco de mi relación con Daniel y Juliana, pues mis hijos hacen parte de la empresa que dirijo pues son ellos, junto con mi mujer, los que hacen que cuando regreso a casa en las noches, a veces con mis sueños y esperanzas hechas trizas, éstas se remedien y queden como nuevas con solo dos palabras mágicas: ¡ HOLA PAPITO!

 Es NAVIDAD, es época de balances personales, de dar las gracias primero a Dios y luego a todas las personas que han hecho parte de nuestro mundo durante este año que ya está terminando.

 Quiero aprovechar esta oportunidad para después de agradecer su bondad a mis generosos lectores, enviarles un afectuoso abrazo de navidad y desearles que el año que viene llegue cargado de bendiciones y sobretodo que podamos vivir en un mundo en paz donde todos podamos jugar, volar y soñar con todos nuestros niños incluyendo dentro de éstos nuestro niño interior y decir con todas nuestras fuerzas

¡ FELIZ NAVIDAD!

Eudoro Román L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *